Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

PROGRAMA CCE

cabecera cce

El objetivo del Programa CCE es el de asegurar que nuestro compañero favorito, el perro puede ser un miembro respetable de la comunidad en la que vive porque ha sido entrenado, educado y socializado para comportarse como un ciudadano canino ejemplar, tanto en la casa como en sitios públicos y ante la presencia de otros perros.

El programa se ha diseñado en dos partes:

1- Enseñar al propietario guía del perro a ser un dueño responsable

2- Certificar que sus perros poseen la educación y el comportamiento social adecuado para ser miembros confiables y educados en el entorno familiar y de las ciudades donde habitan.

DESARROLLO DE LAS PRUEBAS

1- Aceptación de un desconocido Amistoso

Objetivo del ejercicio:

El perro permitirá acercarse a un desconocido amistoso hasta su propietario y hablará con él como se daría en una situación natural, diaria.

2- Permanecer sentado durante el saludo de un desconocido

Objetivo del ejercicio:

Aceptará de buen grado la aproximación y caricias de un desconocido mientras pasea con su propietario.

3- Sesión de chequeo y acicalado por un desconocido

Objetivo del ejercicio:

Aceptará de buen grado la realización de un chequeo general y un cepillado valorando el aspecto general del perro.

Un perro que está habituado a los chequeos y al acicalado, baño, curas, etc, nos indicará que su propietario se preocupa y es responsable de su bienestar, asegurando que no existirá ningún conflicto tanto en las visitas al veterinario como al estilista canino.

4- Caminando al lado del guía con correa

 Objetivo del ejercicio:

Ésta prueba demuestra que el gía tiene el control del perro y que éste es capaz de caminar al lado de forma relajada y sin tensión de la correa. Tener que llevar al perro de la correa es algo inevitable en nuestras ciudades tanto por las normativas municipales como por cuestiones de demanda ciudadanam ya que hay personas a las que no les agrada o tienen mierdo de los perros sueltos por la calle.

El caminar de la correa también supone una seguridad para el perro ya que controlamos cualquier posible incidente que se pueda producir.

5- Paseo entre un grupo de personas  

Objetivo del ejercicio:

El perro puede caminar correctamente entre un grupo de personas y está perfectamente controlado en sitios públicos.

6- Sentarse, tumbarse a la orden y permanecer quieto

Objetivo del ejercicio:

El perro tiene la educación y el adiestramiento necesario y que responde a las indicaciones del guía: se sentará, tumbará y permanecerá quieto en la posición solicitada por su guía.

Con éste ejercicio se pretende que el guía tenga un control sobre su perro en cualquier situación, lo cual le sirve de utilidad para evitar comportamientos no deseados.

7- Respuesta a la llamada 

Objetivo del ejercicio:

El perro tiene la educación y el adiestramiento necesario y que responde a las indicaciones del guía: se sentará, tumbará y permanecerá quieto en la posición solicitada por su guía. Con éste ejercicio se pretende que el guía tenga un control sobre su perro en cualquier situación, lo cual le sirve de utilidad para evitar comportamientos no deseados.

8- Respuesta ante otros perros

Objetivo del ejercicio:

El perro se comporta de forma correcta en presencia de otros perros. Éste ejercicio reproduce una de las situaciones más frecuentes con las que un guía y su perro se encuentran al salir de paseo por la ciudad.

9- Reacción a distracciones

Objetivo del ejercicio:

En esta prueba se valora la seguridad y confianza que muestra el perro ante todo tipo de situaciones cotidianas, lo que podríamos considerar como distracciones frecuentes/cotidianas. De forma general podemos catalogarlas como distracciones ante cualquier estímulo: auditivo, táctil, visual, etc., que recibe nuestro perro.

Pero también entran dentro de la categoría de distracciones aquellas actividades que le resultan agradables o amenazantes y que interfieren en la actividad que está realizando.

Las posibles distracciones son:

  • Una persona con muletas, o en silla de ruedas o caminando a diez metros.
  • La apertura o cierre repentino de una puerta.
  • Dejar caer una sartén, una silla plegable, etc. a una distancia del perro no inferior a los diez metros.
  • Un atleta corriendo delante del perro.
  • Una persona empujando un carrito o carricoche de muñecas a una distancia de diez metros.
  • Una persona en bicicleta a una distancia de veinte metros.

Las distracciones tienen que ser situaciones que los perros y sus propietarios se encuentren habitualmente en la comunidad durante sus paseos diarios.

A lo largo de toda la prueba, el propietario podrá hablarle al perro, animarle y premiarle También podrá darle indicaciones que le ayuden a sobrellevar mejor la presencia de la distracción (“aquí”, “deja”, “muy bien”…).

Durante la presentación de las distracciones se espera que el perro se comporte de forma equilibrada:

  • Mostrar un interés moderado e incluso podría aparentar estar ligeramente sobresaltado.
  • Mostrar un sobresalto inicial, pero no deberá dar muestras de pánico ni tirar de la correa intentando alejarse del foco de la distracción. Un ladrido y posterior recuperación es aceptable.
  • Es aceptable que el perro pueda moverse con intención de acercarse para investigar el objeto.

Entre las posibles causas de fallo en esta prueba que se está valorando, nos encontramos:

  • Mostrar un interés excesivo por el objeto.
  • Ladrar, gruñir o erizarse de forma continuada en presencia del objeto.
  • Tira de la correa para intentar alejarse del objeto.
  • Ofrecer una reacción de pánico.
  • El perro tiene tanto miedo que se hace sus necesidades.

10- Separación supervisada

Objetivo del ejercicio:

Puede quedarse con una persona de confianza y que mantendrá su educación y buenos modales, dentro de unos niveles óptimos de respuesta.

CONSIDERACIONES GENERALES DE LA PRUEBA CCE

El Programa de CCE está creado tanto para perros de raza, como sus cruces y mestizajes.

La prueba de CCE no es una competición y no se requiere que los perros realicen las pruebas con la misma precisión y formulismo que se requiere en las pruebas de competición deportivas.

Los perros que obtienen el aprobado en los 10 ejercicios de la prueba CCE, son inscritos en los registros de CCE de la Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales. Los propietarios guía de los perros que aprueben los 10 ejercicios de la prueba CCE obtendrán un certificado oficial CCE de la Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales.

Los participantes durante la prueba podrán dirigirse a sus perros e interaccionar con ellos en todas las partes de la prueba y la atmósfera deberá ser relajada. Los participantes deberían alabar y premiar a sus perros en todas las partes de la prueba con la alabanza, voz suave, caricias, etc.

Alimento durante las pruebas

No está permitido a los participantes usar el alimento como recompensa durante la prueba de CCE. Aunque reconocemos que el alimento es un potente reforzador que suele usarse con eficacia en la educación es considerado como una ayuda en la prueba y no debería ser usado en la prueba CCE. El objetivo de la Prueba de CCE es la de determinar si el perro ha aprendido todas las habilidades para pasar la prueba y si el perro puede ser controlado por el propietario sin que éste le ofrezca ningún incentivo especial.

 

Eliminación (orinar/defecar) durante la prueba

Cualquier perro que elimina (orina y/o defeca) durante la realización de la prueba no debería pasar la prueba. La única excepciones a esto es aquella eliminación que está permitida entre ejercicios (p.ej., el perro orina sobre un arbusto cuando se encuentra andando para dirigirse a la zona donde se desarrollará el siguiente ejercicio) y en la Prueba 10 cuando la prueba es realizada al aire libre.

Los evaluadores deberían escoger una posición de prueba de CCE con cuidado si la prueba es realizada al aire libre para prevenir problemas con la eliminación de perros durante pruebas.

 

Segunda oportunidad en una misma prueba

El Juez Evaluador puede decidir permitir a los perros que han fallado solo en la ejecución de un ejercicio el volver a realizarlo una vez finalizados todos los perros presentados a la prueba, esto se conoce como segunda oportunidad y será realizado solo por los que han fallado un solo ejercicio.

REQUISITOS Y EXIGENCIA DE EDAD PARA PERROS

No hay límite máximo de edad para los perros que deseen participar en una prueba de CCE.  Desde la Asociación ANACP apoyamos a los propietarios que desean socializar e introducir a sus perros a la educación lo más pronto posible, los perros pueden participar en las pruebas de CCE a partir de los ocho meses de edad.

Se debe aclarar que cuando un perro ha pasado una prueba de CCE con una edad de 8 meses y la ha aprobado obteniendo el certificado de CCE es importante que los dueños vuelvan a pasar la prueba cuando su perro sea adulto, esto se debe a que el comportamiento y el temperamento pueden cambiar con el tiempo.  Después, el propietario responsable debería renovar el diploma pasando la prueba cada dos años para demostrar que la educación y los buenos modales se siguen manteniendo con ese perro, obteniendo un diploma actualizado de la condición que posee el perro de ser un ciudadano canino ejemplar.

 

Vacunas, microchip y licencias

Los Jueces Evaluadores deberán solicitar la cartilla de vacunaciones actualizada  en el inicio de la prueba, con el sello y refrendo del veterinario colegiado. El propietario responsable tiene a su animal con el cuadro de vacunaciones y desparasitaciones actualizado, así como el microchip y en caso de la raza pertenecer a alguna de las razas potencialmente peligrosas deberá de aportar la preceptiva licencia.

 

Correas, collares y equipo

Todas las pruebas deben ser realizadas con collar y correa. Los collares deberán ser de cuero, tela o cadena, se podrá utilizar el arnés de pecho, pero éste, no deberá restringir el movimiento del perro.

No están permitidos los equipos de educación especial como collares de adiestramiento o collares de cadena en posición de ahogo.

La correa de 10 metros podrá ser de cuero o de tela y no está permitida la correa extensible.

Reconocemos que los collares de educación pueden ser un equipo valioso en los comienzos de la educación del perro, pero en la prueba entendemos que el perro está listo para ser evaluado sin necesidad de recurrir a este material.

 

Correcciones

El Programa de Ciudadano Canino Ejemplar es una prueba que anima a los propietarios a divertirse con sus perros. No se permiten las correcciones bruscas, ni el trato duro y cruel con el perro, ni los gritos e insultos dirigidos al animal durante la prueba, esto es motivo de eliminación de la prueba.

 

VICISITUDES, HONORARIOS Y CENTROS AUTORIZADOS

Perros con vicisitudes

Los perros con vicisitudes como la pérdida de una pierna, sordera, o ceguera en un ojo son bienvenidos y aceptados a las pruebas de Ciudadano Canino Ejemplar. Estos perros deben realizar con aptitud los 10 ejercicios para pasar la prueba, sin embargo, los presentadores  pueden usar señales con la mano, gestos, u otras señales a las cuales el perro haya sido entrenado para responder.

No hay ninguna clase de excepciones específicas a las exigencias de prueba (p.ej.: los perros no pueden saltarse el ejercicio de sentado porque «a esta raza no le gusta sentarse”), si el perro no se sienta y su propietario no controla la orden en este ejercicio, el ejercicio será suspendido y no pasara la prueba de CCE.

 

Participantes con Vicisitudes

Se debe animar a los participantes con vicisitudes, cojeras, sillas de ruedas, participantes con síndrome de down, etc., a entrar en la prueba facilitándoles la participación, para ello si se deben hacer cambios en los procedimientos estándar para acomodar a los participantes con vicisitudes se hará, pero en ningún caso se pasará por alto la no realización de una prueba por parte del perro, la falta de control de un perro es eso falta de control y por ello no puede comportarse como un ciudadano canino ejemplar.

No obstante el Juez Evaluador usará su buen juicio para manejar la situación y en el apartado observaciones esbozará lo que estime oportuno o las recomendaciones que ha facilitado al participante.

 

Honorarios

Los Clubs de adiestramiento y Escuelas Caninas que sean organizadores de una prueba de CCE pueden cobrar los honorarios que estimen oportunos para la participación de cada ejemplar dentro de la prueba. Los honorarios son usados para cubrir los gastos de equipos de prueba, correo, hospitalidad de los jueces, y la publicidad relacionada con la prueba.

Los honorarios más comunes fijados para esta prueba son de 10 euros por participante y perro. Los organizadores de la prueba pueden decidir los honorarios dependiendo lo que es apropiado cobrar en cada comunidad. A veces los honorarios pueden ser más altos si parte de los beneficios son donados posteriormente a una buena causa relacionada con el mundo del perro, refugios de animales, asociaciones de protección animal, etc.

El Certificado de CCE expedido y registrado por la ANACP tiene un coste de 20 euros por certificado y será solicitado y abonado por el Centro, Escuela o Club de Adiestramiento organizador debiendo serle abonados previamente a ellos por los propietarios que hayan obtenido el apto en la prueba de CCE.

 

Centros autorizados para realizar el CCE

Sólo se autorizará a realizar pruebas de CCE  a las entidades y centros caninos autorizados por esta Asociación y para ello deberán de solicitar la autorización de entidad/centro autorizado para la realización de pruebas CCE en el impreso que se especifica en el Anexo III de esta Normativa.

La entidad o Centro Canino autorizado podrá solicitar la realización de tantas pruebas de CCE como este dispuesta a desarrollar siempre y cuando disponga del Juez Evaluador titulado para el desarrollo de la prueba y se comprometa tanto a la solicitud final de diplomas de CCE como al envío de los impresos de test firmados por el Juez.

logo cce
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.