cabecera-proyectoamarillo

Proyecto perro amarillo

cabecera-proyectoamarillo

Es probable que hayas visto alguna vez un lazo amarillo en la correa de un perro, y te habrás preguntado que significado tiene esto.

El Proyecto PERRO AMARILLO (Yellow Dog Project) es una organización a nivel mundial que busca educar y hacer conciencia entre el público y dueños de perros a identificar -por medio de un listón amarillo amarrado a la correa- a los perros que requieren un poco más de espacio. Nació en Estados Unidos con el fin de sensibilizar y concienciar a la sociedad de la necesidad de una educación global respecto hacia los perros.

Es muy común, por parte de los niños y los amantes de los perros querer tocar a algún perro que no conoce.

 

 

happydog
 Muchas veces habremos visto algún perro de características similares al de la foto y hemos querido acariciarlo sin tener en cuenta las consecuencias.

attackdog
 Y nos habrá ocurrido que al casi tocarlo pasaba lo que vemos en ésta otra imagen.

 

 

Recuerda que debes preguntar al dueño de un perro antes de acariciarlo o acercar a tu mascota, con respeto, todos podemos reducir accidentes y convivir en armonía.

 

Aunque los “perros amarillos” no son necesariamente agresivos, pueden presentar éste lazo puesto que son:

  • Perros miedosos/nerviosos/inseguros
  • Perros poco sociables
  • Perros que tienen dolor por una cirugía reciente (o crónico)
  • Perros en rehabilitación
  • Perros recién adoptados o en acogida
  • Perros de trabajo, como los perros guía
  • Perros que han sufrido maltrato
  • Perros jóvenes o que se emocionan muy rápido
  • Perros mayores, cansados o con poca paciencia
  • Perros que se llevan mal con niños, personas en general o perros
  • Perros en adiestramiento

Si llevas un perro con un lazo Amarillo:

  1. Lleva al perro atado siempre que exista la posibilidad de encontrarte con otros perros o personas.
  2. Usa material adecuado para el paseo (la mayor parte del tiempo el perro estará atado, al menos debería ir cómodo) usando arnés y correa de al menos 2 metros.
  3. Aprende a tener un manejo de correa adecuado.
  4. Procura evitar zonas donde haya otros perros o personas.
  5. Si aparece alguien, procura tomar distancia.
  6. Si alguién se acerca demasiado, avísale de que tu perro necesita espacio.
  7. Implícate en la pronta recuperación de tu perro para que pueda relacionarse con perros y personas en el futuro (siempre que sea posible).

Si ves a un perro con un lazo Amarillo atado a su correa:

  1. Dale su espacio y mantén la distancia
  2. No acerques a tu mascota, procura no mirarlo fijamente o dirigirte al dueño, aunque sientas curiosidad.
  3. Dale tiempo a su dueño a apartarse de tu camino y sigue el tuyo.

 

¿QUÉ NO ES EL PROYECTO PERRO AMARILLO?

  • No es una excusa para no darle a tu perro un adiestramiento adecuado.
  • Si tu perro es agresivo debes buscar rehabilitarlo con un profesional y evitar áreas de riesgo.
  • No es una absolución de la responsabilidad de las acciones de tu perro. Tú eres el responsable de tu perro.

Debes manejar a tu mascota con precaución, aunque lleves el listón que identifica que tu mascota tiene problemas de espacio, esto no quiere decir que la gente ya no se te acerque, que puedes pasear a tu perro de manera despreocupada, llevarlo a un área superpoblada o exponerlo a situaciones de estrés.

Por ello, si tienes un perro que «necesite espacio» solo tienes que comprar un trocito de cinta amarilla y anudarla a la correa de tu perro.

Ten en cuenta que es un proyecto nuevo, y que no todo el mundo lo conoce, es más, la mayoría no sabe de esta iniciativa. No bajes la guardia e informa a la gente sobre esta sencilla iniciativa.

 

proyectoamarilloweb

 

dieta

Dieta BARF

dieta

Algunos habréis oído hablar sobre la dieta BARF para perros, también conocida como ACBA o dieta natural a base de alimentos crudos. Esta dieta, aunque tiene un recorrido ya de varios años, se está poniendo muy de moda entre los propietarios de perros, por lo que es muy común ver en internet y redes sociales referencias a este tipo de alimentación.

BARF por sus siglas en inglés (o ACBA por sus siglas en español) significa Biologically Appropiate Raw Food (Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados). En resumen, la dieta BARF para perros consiste en alimentar a los perros con los productos naturales que ellos comerían si pudiesen elegir.

Antes de nada debemos recordar que el perro es un descendiente directo del lobo, amaestrado y socializado durante siglos. Los lobos, en la naturaleza, comen lo que cazan. Son animales carnívoras que se alimenta de sus presas, mamíferos más pequeños que el, como conejos, liebres, cervatillos, ovejas, etc. Por lo general, son presas vegetarianas, por lo que el lobo no solo come carne, sino también lo que su presa tenga en ese momento en el estómago, normalmente algo de alimento vegetal. Lo mismo ocurriría con los perros, si los dejáramos en el bosque durante un largo período de tiempo, sus instintos primitivos de supervivencia los llevaría a cazar de nuevo, pasando a alimentarse como un lobo. De este planteamiento surge la idea de las dietas BARF o ACBA para perros.

¿Cómo podemos realizar una dieta BARF para nuestro perro?

Principalmente necesitaremos carne y huesos, basta con los sobrantes, desperdicios y órganos, que se pueden obtener de la carnicería, el matadero o casquería. Como huesos, debemos utilizar siempre los tiernos (carnosos), que son los que constituyen por ejemplo las carcasas de pollo o pavo. Son huesos tiernos que podrán digerir fácilmente y obtener todos sus beneficios nutricionales. Recordar que nunca hay que cocinar ni la carne ni los huesos (principalmente los huesos, porque se astillan y podrían atragantar a nuestros perros).

Además, también debemos añadir algunos vegetales, futas y complementos, lo que supondría entre un 13 y 20 % de nuestra dieta BARF. Las verduras más comunes al preparar comida para perros en casa son zanahorias, calabaza, guisantes, acelgas, brócoli o alubia verde. En cuanto a frutas, podemos utilizar manzanas, peras, melocotones, plátanos, etc.

Y para terminar, utilizaremos algunos alimentos naturales para potenciar nuestra dieta y mejorarla. Podemos utilizar hierbas como perejil, la albahaca, la hierbabuena, y también el ajo, el aceite de oliva, yogures naturales sin aditivos o queso fresco sin sal. Los huevos también debemos incluirlos en su dieta puesto que aportan proteína de alta calidad.

La cantidad varia en función del peso de nuestro perro, de forma que debemos administrarle en dos tomas (una por la mañana y otra por la noche) del 2% al 3% del total de su peso, dependiendo del gasto energético que tenga.

Por ejemplo, pongamos que tenemos un perro que pesa 25 kilos, debemos darle una toma por la mañana de 370 gramos y otra por la noche de 370 gramos (total diario = 740gr que es el 3% de 25kg aprox.). En cachorros la proporción es del 10% del total de su peso y no del 2% ó 3% como en adultos.

¡MUY IMPORTANTE! Es preciso congelar las recetas  que prepares dentro de la dieta BARF de tu perro durante al menos 3 días en raciones individuales. Al congelar la receta, lograremos matar posibles agentes patógenos como la salmonella o la toxoplasmosis. 

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene la dieta BARF?

Como todo, las dietas BARF tienen sus defensores y detractores. Desde este blog, intentaremos plasmar las ventajas y desventajas de estas dietas, de la forma más neutral posible. Es importante que la persona que esté interesada en este tipo de alimentación, amplié la información aquí dada, lea artículos de diferentes fuentes, pregunte a su veterinario de confianza, y sobre todo, tener una mente abierta y crítica.

Ventajas

  • Utiliza menos cereales, grano y carbohidratos en general de los piensos comerciales. Eso se ajusta más a las necesidades nutricionales del perro.
  • Sus defensores aseguran que reducen las alergias alimentarias de sus perros, mejorando su salud y aumentando sus niveles de energía.
  • Pelaje más brillante y sedoso.
  • Dientes con menos sarro, ya que los huesos hacen el trabajo de «cepillo de dientes».
  • Se utilizan ingredientes naturales y frescos.
  • No se utilizan colorantes, conservantes ni otros aditivos artificiales.
  • El perro disfruta más con esta dieta, puesto que varía de sabores, texturas y olores, que lo estimulan física y mentalmente.
  • Los excrementos de los perros se reducen en tamaño y no desprenden un olor tan desagradable.

Inconvenientes 

  • Si está desequilibrada, pueden faltar ciertos nutrientes necesarios para el perro, creando carencias nutricionales.
  • Puede ser bastante caro. También se requiere de tiempo en comprar los ingredientes, prepararlos y almacenarlos.
  • Si no se respetan ciertas normas higiénicas, en algunos ingredientes que se utilizan puede haber bacterias que dañen al perro.
  • Los huesos se dan siguiendo ciertas pautas y crudos, y normalmente los perros no tienen ningún problema con ellos, sobre todo los perros grandes y medianos. No obstante, puede haber accidentes. Para evitar esto, sobre todos en perros más pequeños, pueden darse los huesos triturados.

Siempre puedes hacer variaciones dentro de la dieta, y no seguir una dieta BARF totalmente estricta. Lo ideal en la dieta del perro es ir variando los ingredientes, y consumir de todo. Desde nuestro punto de vista no hay nada malo en utilizar como comida principal un  pienso de calidad, e irlo complementándolo con comida natural.

Si te has informado sobre las dietas BARF y quieres llevarla a cabo, te recomendamos que leas el máximo de información sobre este tema, lo conozcas bien, y si es posible lo consultes con tu veterinario de confianza y diseñes la dieta BARF para tu perro con algún  nutricionista canino que te asesore.

clicker

Clicker DIY (do it yourself)

clicker

Era una tarde lluviosa, no podíamos salir a pasear como cada día. De repente se me ocurrió la idea de crear un clicker casero para pasar la tarde de forma entretenida, y encima, enseñarle algunos truquillos a mi perrita.

Aunque los clickers que se comercializan no son nada caros, y mucho más eficaces que el casero, pensé que os podría parecer curioso saber como realizarlo. Solo necesitas una tapa de un bote de zumo (en mi caso utilicé esto), o una tapa de los típicos «Potitos» para bebés, que tienen un sistema de seguridad que al abrirlo suena un «click». Esta tapita, al presionarla en el centro ya suena de por sí, pero para hacer que suene un poco más fuerte debemos doblarla por dos extremos, de forma que queda curvada. Y ya está, ya puedes empezar a practicar.

Y ya que estamos con el tema, pasemos a hablar del clicker, como funciona, como debemos usarlo…

El adiestramiento con clicker es una forma divertida de trabajar para ti y para tu perro. La eficacia del clicker se basa en que cualquier conducta reforzada tenderá a repetirse, cosa obvia. Para los que quieran ir más allá, y conocer como funciona este instrumento, pasaremos a explicarlo más detenidamente. El adiestramiento con clicker lo podemos explicar mediante el «La Teoría de Condicionamiento Operante». Su principal función es la de actuar como un refuerzo condicionado, es decir, no actúa en sí como un reforzador, si no que comunica al perro que va a recibir un reforzamiento (por ejemplo, comida). De esta forma, el clicker es muy práctico cuando estamos enseñando al perro nuevos comandos, y queremos que el reforzamiento sea lo más cercano posible a la conducta deseada, para que se produzca la asociación mucho más rápido.

Pongamos un ejemplo, estamos enseñando a nuestro perro a que se eche, si usamos el clicker, en el mismo momento en que realiza la conducta le avisamos de que lo ha realizado bien, y que próximamente va a recibir un refuerzo por ello. De la forma convencional, el perro se echaría, y nosotros tendríamos que coger el premio y dárselo, el espacio de tiempo entre que el perro ha realizado la conducta deseada y nosotros le hemos proporcionado el premio es mayor, por lo que la asociación no será tan rápida.

Por lo general, el clicker se utiliza durante el periodo en el que el perro está aprendiendo un nuevo comando. Cuando el comando ha sido asociado con la conducta pertinente, podemos dejar de utilizarlo hasta que queramos enseñarle algo nuevo.

¿Cómo lo hacemos?

El primer paso que hay que realizar es «cargar» el clicker. Para ello tenemos que asociar el sonido del clicker a un reforzador primario (ej. Comida). Esto se hace repetidas veces, en una o varias sesiones, hasta lograr que el perro al escuchar el click, anticipe la presentación del premio. Acto seguido, vamos a ir premiando al perro cada vez que realice la conducta deseada, o se aproxime a ella.

hospital

Los perros entran en el hospital

hospital

Pipa, Danka, Tango… Ninguno de ellos es una mascota corriente. Los tres son perros acostumbrados a caminar con naturalidad por los pasillos de un hospital, donde no se limitan a ser simples mascotas, sino que se han convertido -desde hace poco tiempo- en aliados de médicos y pacientes.

El Hospital Sant Joan de Déu (en Esplugues de Llobregat, Barcelona) fue el primero en romper la barrera y dejar a un perro poner la pata dentro de sus pasillos. Desde entonces, aunque aún tímidamente, otros centros españoles se han animado a probar las terapias asistidas con perros en sus instalaciones, imitando un modelo extendido ya en otros ámbitos (principalmente en el campo de la discapacidad).

Pipa recorre como Pedro por su casa los pasillos del Sant Joan de Déu, en los que nació hace casi tres años. De hecho, este Cavalier King Charles debe su nombre a una votación que celebraron los niños ingresados cuando nació. Ella es uno de los nueve perros que a diario, acompañados por técnicos especializados, recorren este centro infantil, el primero en España en lanzarse a la aventura de dejar entrar a estas mascotas profesionales por sus pasillos.

Como cuenta Nùria Serrallonga, responsable de la unidad de intervenciones asistidas con animales, todo empezó en 2009, durante unas jornadas sobre humanización celebradas en el centro.

«Vinieron especialistas de un hospital de Florencia (Italia) -pionero en la terapia con perros en Europa- y fue un éxito»

A partir de ahí, todo fue rodado. Los perros entraron primero al jardín de Psiquiatría, luego al interior de este servicio, el hall del hospital… hasta que finalmente pudieron visitar también las habitaciones y prácticamente todos los servicios. Sólo la UCI, los quirófanos y la unidad de neonatos les están vetados a Pipa y sus amigos, que dentro de poco también podrán conectar por Skype con los pequeños en aislamiento (por ejemplo, después de recibir un trasplante de médula ósea).

«Los técnicos llevan a los perros por todo el hospital, incluso por las Urgencias», explica Serrallonga, coordinadora del programa Hospital Amic, que engloba musicoterapia, payasos, perros, magos y cualquier actividad destinada a mejorar el bienestar emocional de los niños ingresados. «El perro es mi animal favorito, me ha encantado que vengan», confiesa Elena (7 años) después de recibir la visita de Nel y Damba, a los que incluso ha leído un cuento.

Cada actividad en la que están presentes los perros tiene una finalidad terapéutica. Bien distraer a niños que pasan largas temporadas ingresados o en reposo, aliviar el estrés que provocan pruebas dolorosas como una punción lumbar… «Si un niño tiene miedo de volver a caminar después de alguna cirugía de Traumatología, por ejemplo, animarle a pasear al animal también tiene como fin ayudarle a recuperar la movilidad», prosigue la coordinadora del programa. A la pequeña Cloe (4 años), lo que más le ha gustado es acariciar al animal con sus pies descalzos. «Por sus gestos y sonidos se veía que estaba muy a gusto», confiesa Patricia, la madre de esta pequeña con una enfermedad rara a quien las cosquillas en los pies le encantan.

Serrallonga admite que medir científicamente los beneficios que tienen los animales es difícil.

«Tendríamos que tener escalas psicológicas bien validadas, o establecer un grupo de niños de control sin contacto con los perros… Además, ¿cómo sabríamos que el efecto se debe a las mascotas y no a la musicoterapia?»

Para que los animales puedan estar en el hospital es necesario que estén acreditados como perros de asistencia y que no exista ningún riesgo de que puedan transmitir ninguna enfermedad; algo que no ha ocurrido nunca desde que funciona el programa. De hecho, otro estudio en la revista de la Southern Medical Association (EEUU), coincidía en este extremo al asegurar que el riesgo de que las mascotas transmitan infecciones a los pacientes ingresados es muy bajo.

Como explica Luz Jaramillo, coordinadora de programas de la asociación Perros Azules, los protocolos sanitarios que certifiquen que el animal está sano y no supone ningún riesgo de transmisión de enfermedades a los pacientes ingresados son los trámites que más burocracia requieren antes de que la mascota pueda poner una pata en el hospital.

Estos trámites y ciertos recelos por parte de algunos sanitarios son probablemente los que han frenado a otros hospitales españoles a lanzarse a esta aventura, aunque varios centros se han interesado por el programa barcelonés y hay ya experiencias piloto similares.

Es el caso del Gregorio Marañón de Madrid, que el pasado 4 de enero recibía en su unidad de Psiquiatría Adolescente la visita de Mia, Kimba y Danka, tres animales de la ONG Perros Azules. Como explica la doctora Dolores Moreno, psiquiatra de este servicio, la experiencia fue tan positiva que también ellos esperan integrar la terapia con perros de manera rutinaria como se hace en Barcelona. «Cualquier actividad no reglada dentro del hospital es complicada por la burocracia, pero en este caso, y con el visto bueno de la Comisión de Humanización, fue todo muy rápido», admite. Ella coincide con su colega del Sant Joan de Déu en que la evaluación científica de esta actividad es complicada, «pero sí te puedo decir que los adolescentes [con edades entre los 12 y los 17 años] se mostraron encantados, tranquilos, participativos y no necesitaron medicación de rescate».

Kadee

Kadee, uno de los perros del Hospital de Torrejón (Madrid). ASOCIACIÓN YARACÁNMUNDO

Burocracia, alergias y fobias

Las alergias y las fobias son los únicos aspectos que pueden frenar la participación de algunos pacientes. «Nunca obligamos a ningún chico a que acaricie a los perros», explica Luz Jaramillo, «pero sí es frecuente que algunos pacientes que inicialmente son más reacios al contacto con el animal luego se animen a participar». Normalmente, explica Jaramillo, cualquier raza de perro con el adecuado adiestramiento puede servir para intervenciones en un entorno médico. Y aunque abundan los labradores (como Kimba y Danka) y Golden Retriever (Mia) por su alto grado de sociabilidad con las personas, «no importa tanto la raza como las características de cada ejemplar».

Los niños no son los únicos destinatarios de estas terapias. Desde que tenía 19 meses, Tango acude junto a su cuidadora -Begoña Morenza- al Hospital de Torrejón (en Madrid). «Iniciamos en 2012 un programa piloto en distintos servicios; en Neurología para pacientes con Alzheimer, en Psiquiatría, en Rehabilitación para personas operadas de cadera y rodilla…».

Y como ella misma reconoce, «aunque en algunos ha ido fenomenal, en otros casos se ha determinado que no aporta ningún beneficio a nivel clínico. Ésa es nuestra lucha diaria, investigar, publicar y demostrar si la terapia con perros funciona o no».

Tango, que acaba de recibir el I Premio Mascota Comprometida con la Sociedad que otorga el Colegio de Veterinarios de Madrid, vive a diario con su cuidadora y ya prepara la siguiente sesión en el servicio de Psiquiatría. «Sobre todo estamos trabajando con niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad, ancianos con depresión, adultos con esquizofrenia y jóvenes con psicosis», explica Helena Díaz, jefa de Psiquiatría del Hospital de Torrejón y quien, confiesa, «era una escéptica inicialmente».

Después de tres años de experiencia, muchas pruebas de ensayo-error para ir ajustando las sesiones, y un solo caso de alergia en un paciente que nunca había tenido problemas, la doctora Díaz asegura que los resultados son muy satisfactorios. Como esperan publicar pronto en una revista científica («porque hemos aplicado siempre una metodología muy rigurosa para poder medir los efectos»), la convivencia de los pacientes con enfermedad mental con los animales se ha traducido en una reducción de las dosis de algunas medicaciones, mayor adherencia de los pacientes con esquizofrenia y otros beneficios más intangibles que se han reflejado en el bienestar de los pacientes. «Es cierto que ésta es una terapia joven y aún tenemos mucho que aprender, pero nuestra experiencia nos ha demostrado que el único límite es el escepticismo que nos podamos poner los profesionales», concluye la doctora Díaz.

 

playa

Consejos para ir a la playa con tu Perro

playa

En España, lamentablemente, está expresamente prohibido ir con perros a muchas playas, pero aún quedan algunas donde poder ir con perros libremente.

Si vas habitualmente a la playa con tu perro, debes conocer varios aspectos para que tenga alguna consecuencia negativa para tu perro.
Es recomendable evitar las horas de más calor entre las 12 y las 16 horas, al perro le conviene ir por la mañana o al atardecer a la playa. Los perros, al igual que las personas pueden sufrir quemaduras solares, ésto les suele pasara los perros de pelo corto, pelo blanco y piel rosada como el dálmata, algunos veterinarios recomiendan aplicar crema solar en las orejas y la nariz minutos antes de llegar a la playa. Hay que ir con cuidado con las condiciones del agua, ya que seguro que se van a bañar y los perros son víctimas habituales de las medusas. Si tu perro ha sufrido alguna operación reciente, será recomendable evitar el paseo por la playa, el contacto con la arena puede ser perjudicial.Habrá que llevar a la un bebedero o recipiente con el que poder dar agua a tu perro, ya que suelen hacer bastante ejercicio físico y necesitarán refrescarse.

Es muy importante evitar que el perro beba agua del mar, puede hacerle daño a nivel de estómago. 

La sal y los minerales del agua del mar también pueden perjudicar la piel del perro así que al finalizar el día de playa es importante darle un buen baño para quitarle la sal.

Esperamos que tus días de playa sean perfectos, los perros disfrutan en la naturaleza.

Si conoces alguna playa donde poder ir tranquilamente con tu perro, no dudes en comentarlo.